top of page

Nínive y los Jardines Colgantes de Babilonia, orígenes del paisajismo.

El paisajismo puede ser considerado como un proceso racional por medio del cual el hombre usa la naturaleza a fin de poder expresarse y obtener beneficios. Integra diferentes disciplinas como arquitectura, ecología, arte, agronomía, etc. La historia del paisajismo comienza con la aparición de los primeros jardines en Egipto y Mesopotamia. Los egipcios creaban jardines de acuerdo a la utilidad, fuese para alimento o como sombra, incluso estanques con peces comestibles. En Mesopotamia , específicamente los Jardines Colgantes de Babilonia, una de las Siete Maravillas del Mundo por su exuberante belleza , mismos que han sido considerados como los principales exponentes en la historia del paisajismo. Aunque su existencia se consideraba tema de discusión para muchos expertos, la historia planteaba dos posibles orígenes.


La primer versión sugiere que fueron construidos en el siglo VI a.C. en la ciudad de Babilonia, la Babel de los textos Bíblicos, antiguamente llamada Mesopotamia y hoy actual Iraq, a orillas del Río Éufrates, atribuyendo el origen de esta maravilla del mundo antiguo a Nabucodonosor II, rey de los caldeos, quien quiso complacer a su esposa Amytis (hija del rey de los medos) con un regalo para demostrar su amor y a su vez le recordara su tierra natal . Estos Jardines realmente no “colgaban”, las traducciones de las palabras griegas kremastos o del término latí pensilis, significaban “sobresalir” como lo hace un balcón o una terraza. La segunda versión plantea que estos Jardines habrían sido construidos en el siglo XI a.C. por Shammuramat o Semiramis como la conocían en el mundo Griego, quien a la muerte de su esposo el emperador asirio Shamsidad V gobernó el imperio como regente de su hijo Adadnirari III.


Ante la carencia de pruebass de la ubicación y existencia real de estos jardines, su localización se desconocía. Ha sido hasta hace un par de años que una investigadora de la Universidad de Oxford, Stephanie Dalley, quien considera haber resuelto este misterio, basándose en la decodificación de un texto cuneiforme, donde describía la vida de Senaquerib, quien vivió 100 años antes que Nabucodonosor II, comenzó su búsqueda a cientos de Kilómetros al norte de la antigua ciudad de Babilonia, hoy Hilla en el centro de Iraq, con la intención de comprobar su teoría de que los jardines fueron edificados en las inmediaciones de la ciudad de Nínive, al norte del país. Las evidencias que ha ido encontrando en sus investigaciones en los textos antiguos, apuntan a que los jardines no fueron construidos por los babilonios y su rey Nabucodonosor, sino que fueron sus vecinos y enemigos, los asirios bajo el mandato de Senaquerib hace unos 2,700 años.


En dichos textos se detalla un palacio y un jardín construido para maravillar a todas las personas, ya su vez complementaba su teoría con un bajorrelieve procedente de Nínive que mostraba un palacio y un jardín con vegetación que colgaban en el aire, a través de terrazas y plantas suspendidas sobre arcos. Recordemos que Nínive estaba lejos de Babilonia, que era una importante ciudad asiria, también que los asirios conquistaron babilonia, de manera que Nínive pasó a ser conocida como la “Antigua Babilonia” y Babilonia, la nueva capital del imperio como la “Nueva Babilonia”, lo que probablemente creo una confusión de nombres.





El documentan que reúne la investigación de Stephanie Dalley, plantea que la estructura de los jardines eran de 300 pies de ancho (91.44 metros) y 60 pies de profundidad (18.288 metros) en algunos puntos. En otra inscripción encontrada por la investigadora se detalla que el agua que llegaba a la ciudad y sus alrededores a través de un canal de 60 millas (96.56 km) de largo, se elevaba hasta las terrazas a través de un artefacto similar al tornillo de Arquímedes, que consistía en una espiral que elevaba el agua y formaba parte de un sistema de canales, diques y acueductos para traer agua de ríos a Nínive y los Jardines colgantes. Recientes excavaciones hallaron rastros de acueductos , uno cerca de Ninive Los riesgos en cuanto a la seguridad de la investigadora y su equipo de investigación , no permitieron visitar el lugar exacto, sin embargo, mediante el uso de varios mapas, lograron enviar un equipo de filmación local hasta las ruinas del palacio de Senaquerib. Las imágenes que el equipo recogió , eran de un gran montículo de tierra y escombros , debajo de la cual hay un área de vegetación, lo que convence a Stephanie Dalley que los jardines estaban en Nínive y permanecen inquebrantables. Por lo tanto, de acuerdo a la nueva investigación se demuestra que los jardines realmente existieron pero se ubicaban en Nínive.


43 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page